Una visita al barrio antiguo de la moderna ciudad de Bobo es obligatoria!

Este peculiar barrio está apiñado en los empinados márgenes del río que atraviesa la ciudad. Los siglos se deslizan a lo largo de sus muros de adobe y las escaleras hechas con troncos típicas de las casas de Bobo.
Esta parte de la ciudad se conocía antes como Sya y hoy en día siguen siendo el hogar de miles de personas. No es raro que nos inviten a probar la cerveza de mijo en el patio de alguna casa o que acabemos ofreciendo un sacrificio a los peces sagrados que habitan el río.
Dispersos por el barrio podemos encontrar varios lugares “fetiche” con restos de plumas de pollo alrededor y distritos para los griots o los herreros a los que encontraremos en pleno trabajo.
Existe en medio de este peculiar lugar una asociación con un nombre muy curioso “Los comedores de cacahuetes” que tratan de cambiar algunas de las antiguas tradiciones y supersticiones aún vigentes en la sociedad tradicional africana. Luchan contra la transmisión del VIH, la ablación, el trabajo infantil y los matrimonios forzosos. En sus muros podemos leer “ Si no sabes a dónde vas, vuelve a la casa de los comedores de cacahuete para saber de dónde vienes”.