“Como ir con tu coche a África y no morir en el intento I” (22 y 23 DIC 2013)

 

Esta aventura comienza hace un par de meses hablando con mi amiga Nines, fundadora de la Asociación Cultural ANGATÁ. Le contaba que había empezado a coordinar junto a AOV los RAID TRANSAHARA, que el próximo viaje sería en Navidad, y todo eso que ya sabéis…

Ella lleva más de 20 años viajando por África Occidental con su proyecto que os cuento muy a grandes rasgos. Se trata de un grupo de mujeres enamoradas de África, que después de un largo proceso de inmersión han conseguido crear redes de apoyo económico, que se sustenta con una preciosa tienda de arte africano en Lavapiés y una amplia red de apoyo a la prevención del VIH, que se materializa en el reparto de más de 12.000 preservativos a asociaciones africanas que se dedican a la sensibilización sobre el terreno.
Total, que cada año bajan en su furgoneta cargada de preservativos y suben cargadas de artesanía para la tienda. Os recomiendo daros un paseo por allí y charlar con ellas o visitar su web.

Total, que nos pusimos de acuerdo para hacer el viaje juntas, empezaríamos como participantes del Raid de Navidad y luego nos quedaríamos una temporada en Malí y Burkina, haciendo el trabajo de la Asociación.

Un par de días antes de salir recibí un mail de un chico de Logroño, César, que se quería venir con nosotras. Pues claro que sí, teníamos un asiento libre y compartir gastos y horas al volante siempre es una buena idea. Pero no nos conocíamos de nada. Quedamos en ir a recogerle a la T4 y tirar directos para Algeciras.

César resultó ser un entregado biólogo, experto en ornitología. Un hombre con curiosidad inagotable y pasión por su profesión. Capaz incluso de conducir mirando al cielo con sus prismáticos, se ganó el sobrenombre de “El Abejaruco”.
Su interés inicial por el viaje era observar los diferentes habitats por los que íbamos pasando, pero encontraría mucho más…

Comenzamos así un RAID un poco atípico, principalmente porque al final, debido a la crisis, las noticias de la tele, o yoquesé fuimos los únicos participantes. Aún así salimos decididos a cumplir controles de paso y horarios como manda el reglamento!

La primera noche dormimos en Tarifa, junto a la furgo camperizada de nuestro amigo Poto “El hombre a 12v” y cenamos todos juntos a la orilla del mar, todo perfect, empezaba la cosa muuuy bien.

A la mañana siguiente salimos tempranito hacia el puerto de Algeciras y pum, no funciona la dirección asistida, habíamos perdido una correa por culpa de un rodamiento viejo , grúa ,taller, busca la pieza, que no hay, que hay que ir a buscarla a nosedonde, corre que te corre… Pero lo conseguimos. Embarcamos en el Ferry casi de noche fiuuuu, por poco.
Nos ayudaron mucho Paco y Toñi participantes del último RAID de Agosto, que viven el Algeciras y nos echaron una mano para resolver todo el lío del taller. Gracias!!

El mar, las olas, la estela del barco, las gaviotas y nuestras caras de ilusión. Qué nos vamos a África!
Llegamos a Ceuta, cargamos gasoil y tiramos para la frontera y de repente una cola kilométrica. Pero esto que eeeeees!
La frontera amigos míos, en otros tiempos facilona, pero infernal los últimos días del año. Resulta que todos los coches que habitan en Marruecos con matrícula española, que son miles, tienen que renovar cada 6 meses “los papeles” saliendo y volviendo a entrar por la frontera. Toma pifostio!
La gente enloquecida, el caos absoluto, miles de coches atravesados, yo creo que alguno hasta abandonado por pura desesperación. La policía paseándose con las manos en los bolsillos….Nosotros tres mirando con lo ojos como platos. Cinco horitas de ná. Ya pasada la medianoche conseguimos pisar suelo marroquí, aparcar en la primera área de servicio , junto a una gasolinera Total, y echarnos a dormir junto a los camiones.

Queríamos ir a nuestro ritmo, pero el ritmo en África lo marca África y no hay más que aceptarlo.