Lucha de Titanes. En una esquina del ring el Átlántico y en la otra el Sáhara. ¿Quién ganará? De momento la pelea está igualada y ninguno afloja así que se van robando centímetros como pueden.

Pero en este asalto va ganado el océano, que a fuerza de erosión ha creado este espectacular agujero de 30 metros de diámetro y alguno más de profundidad.

¿Qué donde esta? Justo unos km antes de llegar a Sidi Akhfenir hay un puesto de control marítimo, un edificio algo destartalado con una antena de radar en el tejado. Unos metros más allá entre la carretera y el acantilado se encuentra el famoso agujero al que hace unos años (menos mal) rodearon con unas barandillas.

(Dato importante en la gasolinera próxima el gasoil es muy  muy barato a 0,50€ el litro aprox)

Merece la pena para a hacer unas fotos y escuchar el estruendo de este combate de olas y rocas.