Cerca de la ciudad de Banfora y atravesando enormes campos de caña de azúcar…

Llegamos a las Cascades o Chutes de Karfiguela, uno de nuestros lugares favoritos en Burkina para ir de excursión y hacer un buen picnic, tomar el sol y darnos un bañito. El paseo empieza en una gran poza a los pies de las cascadas y tras una escaladita de 15 minutos llegamos a la cima. La subida no es complicada porque hay escalones excavados en la roca y es lo bastante fácil como para ir cargados con una buena merienda!
El premio es una vista espectacular de la meseta y un spa natural lleno de frescos chorros de agua y pequeños jacuzzis.
A partir de aquí se puede seguir subiendo un poco, chapoteando por la orilla del río hasta encontrar el lugar ideal para instalarse. En la estación de lluvias en África las cascadas son más espectaculares. Siempre es bueno hacer un alto en el camino para  recargar pilas, antes de continuar el viaje!