Fez (en árabe: فاس Fās) es una ciudad mágica, heredera de la cultura andaluza, ciudad imperial y cuna del antiguo imperio jerifiano. Además es la capital del Islam en Marruecos y su universidad es una de las más antiguas del mundo. No se le puede pedir más.

okakene viaje africa fez-1Esta vez decidimos evitar las flamantes autopistas marroquís y coger humildes carreteras secundarias para llegar a la tercera ciudad más grande de Marruecos, disfrutando de un paisaje rural de primavera asombrosamente verde. Más tarde entenderíamos el porqué de tan frondoso paisaje: una lluvia in crescendo, deleite de vegetales y rumiantes y no tanto de turistas. Entre curvas y chaparrones alcanzamos ya de noche Fez y, recorriendo un laberinto de callejuelas oscuras, llegamos al Riad Louna, donde habíamos decidido pasar las siguientes dos noches Un descubrimiento este riad, sin duda y por muchos motivos, el mejor de este viaje. Ya os contaré porqué.

Idrís I a partir de 789 e Idrís II en 809 fueron los encargados de convertir una pequeña ciudad bereber  en una ciudad musulmana como es debido con su palacio, su mezquita, su kissaria (mercado cubierto), sus canales y sus murallas. Después fueron llegando inmigrantes de lo más diverso: españoles expulsados de Córdoba, los kairouaníes de Túnez, etc. Sus orígenes diversos enriquecieron la ciudad y su convivencia pacífica propició el florecimiento de las artes y el saber y también los intercambios culturales y comerciales.

okakene viaje africa fez-21okakene viaje africa fez-19
En Fez una se sube a la máquina del tiempo y hace tres paradas. La primera es la ciudad nueva construida en la época del protectorado francés y que hoy en día es el centro comercial de la ciudad.  La segunda es Fez-el-Jadida, el barrio del palacio real construido por los meridinas en el s.XIII. Y la tercera Fez-el-Bali, el barrio de la medina que se remonta al s.VIII y que prácticamente no ha cambiado desde entonces.. Como teníamos poco tiempo y después de las incomodidades del viaje en la máquina del tiempo, decidimos centrarnos en visitar la medina e impregnarnos de su esencia medieval.

La época dorada de Fez comenzó en el sXI y llega a su máxima potencia durante el sXIV. Florecieron las mezquitas, los foundouk, lujosas residencias y elegantes madrazas. Hasta allí viajaban teólogos y letrados, artistas y artesanos, estudiantes de todo el mundo atraídos por el prestigio de esta ciudad   “de la fe y el saber” que siempre ha jugado un papel importante en la vida intelectual de Marruecos y todavía hoy se considera su capital cultural.

Su motor económico es la artesanía. La antigua medina exhibe orgullosa su colección de profesiones en peligro de extinción que allí resisten el paso del tiempo desde hace siglos. Pasear por sus estrechas y empinadas calles es un reto, pero enseguida se vislumbra cierto orden dentro del caos. Curtidores, zapateros, ceramistas, joyeros y tejedores están juntos pero no revueltos. Me pierdo y me encuentro cada cinco minutos mientras intento adivinar qué nuevo descubrimiento habrá al doblar la siguiente esquina. Pura maravilla.

okakene viaje africa fez-18 okakene viaje africa fez-3

Durante varios periodos Fez fue la capital de Marruecos pero, con la ocupación colonial francesa en 1912 de la mayor parte del territorio marroquí, Rabat pasó ser la nueva capital y mantuvo su estatus tras la independencia en 1956.

 

okakene viaje africa fez-5

Tras la independencia, la mayoría de las familias con “poderío” emigraron, los comerciantes se fueron a Casablanca y los políticos e intelectuales a Rabat. El dinero se escapó y se acabó la opulencia, los palacios y el lujo en general. Los nuevos habitantes de Fez, casi todos agricultores del Rif, no pudieron mantener el nivel de vida de sus predecesores y la medina comenzó un proceso de degradación debido al abandono y a la contaminación.

Fez no puede conocerse en dos días, pero desde el primer momento quedé prendada  de esta ciudad tan atractiva y compleja. Volveré seguro.