Este parque natural no es muy grande, pero en él viven 800 elefantes, así que la aventura está asegurada!

Sobre todo en la estación seca, cuando el agua escasea, simplemente hay que acercarse al observatorio del lago para disfrutar del espectáculo de ver cómo se bañan los animales más grandes de África.
Desde allí podréis observar las grietas del barro seco sobre sus lomos, la capa de pelo corto que cubre sus trompas y casi sentir su respiración…
Habitualmente los elefantes se pasean por el campamento buscando hojas frescas, así que si sales a merodear de noche, llévate una linterna para no chocarte con uno!
Pero en Nazinga no solo hay elefantes, sus 94.000ha albergan más de 20.000 animales, incluidas 39 especies de mamíferos y alrededor de 275 especies de aves.
Hay más de 500 búfalos, miles de antílopes , 5000 jabalíes verrugosos, cocodrilos, más de 10.000 primates y hienas. Nadie ha visto leones, pero sí sus rastros…

Este rancho fue creado en 1979 por Clark Lungren, un canadiense que creció en Burkina. La caza furtiva había acabado con la mayoría de los animales de esta zona y los supervivientes no tenían muchas ganas de volver por allí, a pesar de que en este área se concentra el agua en la estación seca.
Junto a su mujer Carol y su hermano Bob comenzaron un proyecto de conservación para animar a la población local a cuidar de los animales y su entorno. Con trabajadores y materiales locales construyeron una presa y un campamento y dibujaron 600 Km de caminos. Contrataron a los cazadores furtivos y los convirtieron en guías y guardas. Cuando este proyecto fue una realidad Lungren cedió el Rancho al gobierno de Burkina Faso.