Una de las pocas ruinas que sobreviven en África del Oeste

De las más antiguas y mejor conservadas, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008. Visitarlas es viajar en el tiempo!
Lo más impresionante es su tamaño, sus muros miden hasta 7m de alto y 1,5 de ancho en su base acotando un espacio de 40x50m. Los ladrillos son de piedra, un material nada habitual que explica su buen estado de conservación.

Lo más divertido del asunto es que nadie parece saber qué hace esta misteriosa construcción en medio del bosque!
Nadie se pone de acuerdo sobre su fecha de construcción, algunos historiadores aseguran que fue en el sXVI y otros que en el sXVIII.
Y tampoco se sabe quién lo construyó, algunos dicen que fueron los esclavos, otros que los fenicios o los egipcios, incluso hay quien se lo atribuye a los portugueses o marroquíes…
Y por qué usaron piedra en vez de adobe que es lo que se había utilizado durante siglos? Tampoco hay acuerdo.
Una teoría dice que los comerciantes Diolua lo construyeron como punto estratégico entre las minas de oro de Ghana y Djenné en la actual Malí. Otros dicen que se usaba para el comercio de esclavos…

En fin, parece que estos ladrillos de piedra se niegan a desvelar su historia y permanecen implacables elevándose sobre el silencioso bosque.