Siempre me ha parecido que Asila respira por la piel. Y respira arte. Por eso cada verano se recubre de graffitis de artistas…

Sigue leyendo…