Muy rápido. Demasiado. Así es como conocí Segou y me quedé con ganas de más. La entrada desde la carretera…

Sigue leyendo…